Ermita rupestre de San Pedro (Tartáles de Cilla)

En el norte de la provincia de Burgos, en la comarca de las Merindades, se localiza la localidad de Tartalés de Cilla. Esta localidad se encuentra en un bucólico paraje natural, en pleno corazón de la Sierra de la Tesla y del desfiladero de la Horadada. Sin duda, es un lugar que invita a la paz y tranquilidad. En los alrededores de Tartalés de Cilla, se encuentran las cuevas de los Portugueses (eremitorios rupestres que se encuentran a pie de carretera junto al cruce a Tartalés de Cilla) y la ermita rupestre de San Pedro, de la cual hablaremos en esta entrada.
Vista general de la ermita rupestre de San Pedro
Para acceder a la ermita rupestre tomaremos el cruce que surge en la N-629 en dirección a Tartalés de Cilla. Tras un kilómetro aproximadamente, por una estrecha carretera, llegaremos a Tartalés. En la entrada y a mano derecha podemos encontrar un pequeño aparcamiento. Aquí podemos dejar estacionado nuestro vehículo. Atravesaremos Tartalés continuando por la carretera la cual va asciendo ligeramente. Tras pasar la última casa de Tartalés de los Montes la carretera se convierte en una pista de tierra. A pocos metros del final del pueblo y más o menos a la altura de unos depósitos, veremos dos paneles informativos (uno de ellos es del propio GR 85 (Ruta de los Sentidos)) que indican la dirección a tomar para la ermita rupestre de San Pedro. Por tanto, tomaremos a mano derecha de la pista, un camino balizado que primero atravesará una campa y que luego irá ascendiendo paulatinamente hasta la ermita rupestre.
Vista del desvío a la ermita rupestre
La ermita rupestre dista de unos 200 metros desde el camino y todo el trayecto es una ligera subida pero de forma continua siempre. El sendero se va sumergiendo poco a poco en el pinar.
Vista de la senda que conduce a la ermita rupestre de San Pedro
Tras unos escasos minutos caminado llegaremos a la ermita rupestre de San Pedro. Esta ermita rupestre se ubica en un paraje natural espectacular y disfrutaremos desde aquí, de bellas panorámicas de parte del desfiladero de la Horadada y alrededores. 
Junto a la ermita rupestre se ubica un pequeño panel informativo sobre esta. La información narrada a continuación está sacada de este panel. La ermita rupestre es una cueva artificial de los siglos VII-VIII que tenia la función de ser una pequeña iglesia. Esta es de nave rectangular y tiene orientación Este-Oeste y se encuentra con una cubierta de bóveda de medio punto o cañón. La cabecera se sitúa al este mientras que al oeste encontramos un pequeño contrábside.
Interior de la ermita rupestre de San Pedro
Vista general de la ermita de San Pedro
Junto a la ermita rupestre de San Pedro y a mano izquierda de esta, se localiza a pocos metros y en la pared rocosa, dos sepulturas de adulto de tipo bañera simple. El estado de conservación de estas no es malo pero sería muy recomendable una pequeña limpieza de la vegetación que está creciendo en estas, ya que la vegetación existente en la actualidad (la visita se realizó a finales de noviembre de 2014), no permite verlas muy bien.
La dos sepulturas (una limpieza seria recomendable)
La visita a la ermita de San Pedro es muy interesante, y  recomiendo sin ninguna duda que la visiteis ya que tanto el propio emplazamiento de la ermita como la propia ermita no os decepcionarán. Por lo tanto si que es recomendable desviarse los 200 metros de la pista, para poder visitar este bonito enclave.
Vista general de la ermita rupestre de San Pedro

Comentarios

Entradas populares de este blog

Guia pdf de Burgos

Cascadas de la provincia de Burgos (parte III): Cascada de El Peñón (Pedrosa de Tobalina)

Monumentos de la provincia de Burgos (parte VI): Ermitas de Tobera (Ermita de Santa María de la Hoz y ermita Cristo de los Remedios)

Desfiladero de los Hocinos

Cascadas de la provincia de Burgos (parte II): Cascada de Tartalés de los Montes